{un/compliant}

2008/04/26

Olvidar

Olvidar a veces es difícil. Hay eventos que quedan absolutamente marcados en la mente de las personas, y si a ésto le sumamos la tendencia personal que cada uno tiene a asignarle un valor emocional a lo que le pasa a uno, el resultado final es relativamente doloroso, hasta triste de ver. Hace mucho tuempo que no cojo el weblog de psicólogo pero pues, ya he hablado con varios profesionales, con mi familia, con mis amigos, tanto nuevos como viejos, y la verdad no encuentro respuesta alguna.

La única persona que podría dármela, ya ni me habla. Y de muchas maneras siento que eso es un juicio en mi contra, que no me habla por los defectos en mi personalidad (muchos), que tal vez nunca logré cumplir sus expectativas de lo que un hombre "debería" ser y que por lo tanto, me dejó a mi suerte en un país en el estoy concluyendo, nunca he querido estar.

Eso sí, no me culpen. Hay muy pocas ocasiones en las que yo he podido decir que he sido verdaderamente feliz. Y esa semana, pues esa semana lo fui. Después de años de soledad, de tareas hasta las 11 de la noche, de fracasos, de sentir que no podía competir con gente que vivía en la comodidad de su familia, de no tener con qué comerme un pan a veces, de encierro que duraba todo el semestre, pues...tener a alguien, sea por una semana sólamente, termina significando algo.

Eso sí, duele que sólamente haya significado algo para uno, y no para la otra persona. Sabrá Dios a qué se dedica y con quién está, y sabrá Dios por qué decidió no quererme. Y a la larga, querer o no querer a alguien es menos circunstancia y más decisión.

Olvidar, ciertamente, es difícil.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home