{un/compliant}

2005/01/14

Reflexiones post-Operación Granda

Para la próxima vez que se nos ocurra capturar a un guerrillero que disfrute de la protección tácita de otro país, procuren que el individuo en cuestión no tenga la oportunidad de hablar con los medios, por lo menos por los primeros tres meses después de su captura.

Y asegúrense que éste no sea el último al que cojan, sin importar dónde esté. Si van a ser el Mossad latinoamericano, por lo menos hagan las cosas bien.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home